Destruyendo la belleza de la naturaleza

Es de lamentar finalizar un año destruyendo parte de la belleza de nuestra naturaleza cuando nos sorprende a diario incendios provocados en masas forestales de zonas humedas de España, en un mes que normalmete hace frío, llueve y nieva.

Los seres humanos seguimos pensando individualmente de forma egoista sin pensar que el daño que ocasionamos a la Tierra nos lo hacemos a nuestra propia casa. A nadie se le ocurre incendiar la mesa donde come, el sillón donde descansa o la cama donde duerme, en definitiva, el hogar donde vive. Sin embargo, el individuo en cuestión, es capaz de prender fuego al planeta que habita por meros intereses particulares sin pensar en el bien común.

En junio con “Mas grados menos naturaleza” ya reflexionaba sobre el cambio climático que hasta los más excepticos ya reconocen que debe ser una realidad cuando en invierno estamos viviendo climas templados y las cumbres estan peladas sin nada de nieve. Pero en este caso no voy a volver a dar recomendaciones pues las hay por todas partes si se quieren saber y aplicar, sólo quiero indicar que al igual que un organismo se manifiesta con fiebre para alertar de un síntoma, la Tierra se manifiesta con los efectos climáticos que estamos viviendo para indicar que la estamos enfermando de polución y destrucción de su vegetación.

Todo final de año se vive con alegría por dejar detrás todo lo malo que empaña la belleza y por iniciar con ilusión un nuevo año que esperamos siempre sea mejor, aunque siempre aparecen hilos de tristeza por la ausencia de algún ser querido. Sin embargo este año 2015 que dejamos como “Año Internacional del Suelo” no debería quedar manchado de las cenizas de los incendios que han provocado el empobrecimiento de tantas hectareas de suelo boscoso, debiendo seguir la aplicación de los consejos de la FAO para todos los años venideros.

 

“Los suelos constituyen el fundamento de la vegetación y la agricultura. Los bosques los necesitan para crecer. Los necesitamos para obtener alimentos, forraje, fibra, combustible y muchas cosas más”.

José Graziano da Silva, Director General de la FAO

 

“Primero, fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora, es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales”.

Victor Hugo.

 

Fuego en Asturias. Imagenes de los 140 incendios provocados tras la aprobación de la Ley de Montes que permite recalificar zonas forestales quemadas.♫

El poder de la imaginación

La imaginación es la capacidad de soñar despierto para conseguir atravesar la barrera de lo establecido y llegar a un mundo sin frontera donde todo puede ser posible. Esto aplicado a todos los niveles del conocimiento humano y a todas las circustancias extremas en las que pueda situarse una persona, le permite alcanzar niveles de superación que sólo con el conocimiento no se alcanzarían.

La imaginación es el juego que utiliza la inteligencia para, partiendo de la realidad pero enfrentándose a ella, conseguir colocarse en un plano superior que permita descubrir nuevos caminos que alejados de la fantasía permiten definir una nueva realidad.

No quita con ello, que la imaginación también vuele por el laberinto de la fantasía para crear mundos paralelos que nos evadan de la realidad tan cruel, complicada e injusta que el propio ser humano ha ido creando.

Por eso ante momentos complicados debemos de utilizar más el poder de la imaginación que nos traslade al mundo de la fantasía o nos permita crear una nueva realidad, que una vez soñada, puede hacerse posible apostando y trabajando por ella aunque reciba mucha resistencia de la realidad vigente.

 

“La lógica te llevará desde A hasta B. La imaginación te conducirá a todas partes”

 

-Albert Einstein-

 

Imagine – John Lennon. Todo un clásico que no debemos dejar de escuchar para recordar que nunca dejemos de imaginar.♫

El pulmón natural que mejora la salud

Los bosques siempre han sido el pulmón de la Tierra, generadores de gran parte del oxigeno que mantiene la vida de los animales que la pueblan, generadores de enorme riqueza muchas veces mal gestionada, generadores de multitud de seres vivos, animados e inanimados, que han proporcionado durante toda su existencia cantidad de sustancias naturales que utilizaban para su salud los seres humanos nativos en los propios bosques.

En la actualidad con tantos elementos que desequilibran la naturaleza del ser humano generando enfermedades tan diversas, complejas y tan complicadas de curar, resulta necesario acudir a los raices más arraigadas de la Tierra, los bosques centenarios maduros que permanecen prácticamente intactos de la manipulación e intervención de los humanos que por desgracia, en su afán de dominio, desnaturaliza todo entorno que toca.

Los bosques se están convirtiendo en el mejor escape del ser humano urbanita porque nos proporciona belleza visual, tranquilidad emocional, sosiego espiritual, limpieza física para nuestras células y científicamente se esta demostrando que los bosques maduros aportan un aumento de las proteínas anticancerígenas, posibilitan reforzar el sistema inmunitario, con su entorno natural de relax rebaja la adrenalina, reduce la tensión arterial y mejora las emociones que estimulan el sistema límbico del cerebro propio de la memoria, la atención, los instintos sexuales y emocionales de placer, miedo o agresividad, toda una lluvia de salud.

El valor terapéutico de los bosques es una realidad que cada día más se demuestra con casos prácticos llevados a cabo en estudios universitarios y hospitalarios que reflejan sus enormes cualidades beneficiosas para la salud.

CUIDEMOS LOS BOSQUE PORQUE ELLOS NOS CUIDARAN, ALIMENTEMOS LA SALUD DE LOS BOSQUES PORQUE ELLOS NOS ALIMENTARAN.

 

“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.”

-Martin Luther King-

porque

“Algún día el árbol que has tronchado te hará falta para respirar.”

-Iris M. Landró-

de tal forma que

“Quien planta árboles está al lado de la eternidad. Nuestra codicia legítima de más bosques es la búsqueda de una humanidad más humana.”

-Joaquín Araújo-

 

Hymm – El Bosque Encantado. Composición musical que nos adentra en las profundidades del bosque para nutrirnos de salud♫