Vivir sin deidad suprema

Toda religión, monoteísta o no, se basa en la adoración de uno o varios seres superiores, al que se le atribuyen poderes creacionistas y al que supeditas tu vida terrenal sobre todas las cosas, porque después de la muerte te verás sometido a su juicio para conseguir una mejor eternidad en el paraíso o en una mejor reencarnación. Tal es así, que cada dios es a imagen y semejanza del grupo religioso que lo ha creado, a la medida de sus necesidades, miedos y esperanzas.

La fe en un dios, siendo un acto personal, se asume por motivos sociales, familiares y/o emocionales, presionados por la herencia colectiva del grupo en el que se nace, que nos hacen ver en ese dios lo que somos, pensamos y deseamos. Por eso, las religiones son un fenómeno colectivo.

Pero por otro lado, si no contamos con un dios en la fórmula de la vida, la tolerancia y generosidad deben tener un valor único, completo y universal, teniendo un comportamiento ético al sentir lo que es correcto, como resultado de nuestras relaciones sociales y nuestra evolución como especie.

El fundamento esencial del ser humano es la libertad, una libertad real, física y tangible que sólo tiene sentido si está acompañada de la libertad de pensar, la libertad de decir y por tanto de la libertad de creer, con información suficiente y fiable para elegir con una buena base de conocimiento. Y cuando esa base está fundamentada por leyes naturales, leyes físicas y argumentos científicos, la ausencia de creencia en deleidades es la lógica más aplastante de la razón, eso es ser ateo. Por eso, el ateismo es una decisión profundamente individual.

Soy Ateo porque creo en la evolución de las especies como origen de los seres que pueblan la Tierra, soy Ateo porque creo en el Big Bang como explosión que dio origen al Universo, soy Ateo porque creo en las leyes de la naturaleza y de la física, soy Ateo porque creo en la libertad de conciencia, la razón humana y el conocimiento científico como impulsor del progreso y del bienestar de un sistema ético que fomenta la tolerancia y comprensión, el respeto mutuo y la responsabilidad de uno con el medio que cohabita. Soy Ateo porque amo la Vida. Porque la vida es la única oportunidad que tenemos de actuar correctamente con nosotros y con los demás, de disfrutar y gozar de lo que tenemos y creamos, de ser como somos, de sentir lo que nos rodea y de hacer sentir a los que nos rodean, evitando el mal y buscando el bien. BUSCANDO LA BELLEZA QUE ILUMINE LA RETINA Y ALIMENTE LOS SENTIDOS EN LA UNICA VIDA QUE VIVIMOS.

 

“Afirmo que ambos somos ateos. Simplemente creo en un dios menos que usted. Cuando entienda por qué usted descarta todos los demás dioses posibles, entenderá por qué yo descarto el suyo.”
Stephen Henry Roberts

 

Coldplay – The Scientist (Español).Todos los escritos son interpretables, como la letra de esta canción cuyo destinatario es una mujer pero podría ser la ciencia e incluso un dios según el escenario que la acompañe, sin embargo la Ciencia sólo tiene un camino, la Verdad demostrable.♫

 

NOTA.- Existe mucha literatura sobre el ateismo pero para iniciarse recomiento “!No, por Dios! (Ateísmo para principiantes)” de Mauricio-José Schwarz.

2 comentarios en “Vivir sin deidad suprema

  1. Cada un@ debe creer en lo q l llene y l haga feliz.. Las religiones fueron creadas por los hombres para tener el poder sobre los demás y para controlar a las masas en su propio beneficio.. Mi única religión es y será el AMOR.. 🙂 Abrazos d luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s