Una risa que te llena de alegría

image

La carcajada limpia y natural de un bebé es tan bella e iluminada que despierta una alegría tan hermosa que te evade de cualquier otra realidad que impida disfrutar de esos momentos.

Tal belleza no es necesaria buscarla porque emana de la naturalidad de los bebés y perdura con ellos toda su infancia y en algunos casos toda la vida porque nunca dejan de ser niños. Esa seria la lección a aprender de la carcajada de un bebé y de un niño, nunca tenemos que perder nuestra parte de niñez que todos llevamos dentro y que vuelve a florecer con el nacimiento y crianza de tus hijos.

Disfrutar de los niños, de sus juegos y de sus momentos es enriquecedor para el caminar de la vida que llevamos. Disfruta de esa belleza.