Sudor de oro verde

Desde Córdoba hasta Jaén se extiende una extensa lona de verde plateado, brotes de yemas que retoñan sobre las copas de los olivares que pueblan todo ese territorio, envueltos en el agridulce olor aceituno que se disipa por toda la comarca. Se trata de una de las mejores labores agrícolas que la mano del hombre ha realizado a lo largo de su historia, convirtiendo el silvestre Acebuche en un magnífico árbol productor de un rico y valioso fruto que rezuma el aceite más saludable y apreciado que existe, todo un símbolo de la paz asociado al asentamiento humano de las primeras civilizaciones en la ribera del mediterráneo, el majestuoso Olivo.

El sudor del aceitunero, que con su esfuerzo y dedicación va cuidando ese olivar durante todo su ciclo, desde la brotación de sus yemas condicionada por la poda realizada en su parada invernal, su floración tras el cáliz que arranca el inicio de la actividad, su posterior cuajado y crecimiento del fruto hasta el envero al final del verano que terminará de madurar con el otoño, exigirá un rendimiento con máximo cuidado en la recolección de su aceituna con todo el aceite acumulado, dando sus frutos en la extracción del apreciado oro verde líquido en forma de Aceite de Oliva Virgen Extra.

Esos agricultores seguirán ciclo tras ciclo entregados al cuidado de los olivos para que nosotros disfrutemos de ese alimento que se ha convertido en uno de los más saludable de cuantos nos obsequian las plantas de cultivo.

Admiremos ese gran sacrificado laboreo y la gran belleza del sabio Olivo que siempre nos ha acompañado y lo hará hasta el fin de la humanidad.

 

“Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.”

Última estrofa de Aceituneros de Miguel Hernández

 

Marea – Aceitunero. Rock&Roll homenaje a toda una vida de sacrificio no reconocedo, la del aceitunero.♫

Cosechando el dulce dorado

En una sociedad donde todos sus miembros viven para la comunidad, unos dedicados a la continuidad genética de la especie, otra dedicada exclusivamente a la gestación de nuevos miembros y el resto dedicadas al cuidado y alimentación de la comunidad así como del bienestar del hogar que habitan, se almacena el excedente de un sustancioso y rico alimento que servira para la crianza de los más pequeños. Se trata de un hogar llamado colmena, donde su organización es totalmente comunitaria, el individuo cede su valor en favor de la colectividad y su estructura, dividida en tres capas sociales, se decide de forma republicana porque son la mayoría de las abejas obreras las que deciden qué larva será la nueva reina así como su cortejo de zánganos.

Precisamente ese apreciado excedente es posiblemente de los primeros alimentos naturales, de procedencia animal, que el ser humano ha recolectado y consumido desde la edad de piedra, tal como lo demuestran pinturas rupestres. Esta actividad artesanal milenaria conocida como apicultura ha permitido al hombre recolectar además de la miel otros productos naturales como propóleos, polen, jalea real y medicinas por la excelente materia prima que es considerada la miel natural para la salud.

La miel natural de origen artesanal y ecológico es bella por su gama de colores, por su variedad de aromas, su riqueza en la degustación y por los muchos beneficios que aporta a la salud al mantener su pureza en el origen de su recolección. Además de ser un edulcorante que regula el azúcar en sangre por su balanza de contenido de glucosa y fructosa, contiene propiedades antiinflamatorias, antibacteriales, antisépticas y cicatrizantes, mejora la digestión, refuerza el sistema inmunológico, favorece la relajación y el sueño y contiene vitaminas, minerales, enzimas, antioxidantes y aminoácidos, toda una fuente de salud natural.

Las abejas son insectos sociales polinizadores que desempeñan un papel indispensable en la continuidad reproductiva de los ecosistemas naturales y la supervivencia de la humanidad. Gracias a los apicultores artesanos con producción ecológica se puede mantener la existencia de esta especie pese a la amenaza que sufren por la agricultura industrial, monocultivos extensivos, sobreexplotación con estrés productivo, plaguicidas y pesticidas, todo ello acompañado del cambio climático.

Consumamos miel y productos de apicultura ecológica para seguir protegiendo a tan bello insecto que aporta tantos beneficios para la especie humana y la biodiversidad del planeta.

 

Nuestro ideal no llega a las estrellas, es sereno, sencillo; quisiéramos hacer miel como abejas, o tener dulce voz o fuerte grito, o fácil caminar sobre las hierbas o senos donde mamen nuestros hijos.

Tercera estrofa del poéma “Ritmo de Otoño” – Federico García Lorca.

 

David Garrett – The Flight Of The Bumble Bee. La composición de Nikolai Rimsky Korsakov “El vuelo del moscardón” es la mejor representación sonora del sonido de las colmenas, pero con una moderna interpretación del virtuoso violinista David Garrett.♫

El olor crujiente recién hecho

Es evidente que los olores no tienen sonido y que los sonidos no huelen, pero a veces uno sí puede venir acompañado del otro y más cuando algo esta recién hecho, que sí puede oler y que sí puede crujir. Bien lo saben todos aquellos que hayan experimentado el placer del horneado de un pan casero recién sacado del horno que sigue crujiendo lentamente mientras desprende un olor que envuelve todo el espacio que abarca.

El pan artesano hecho en casa es uno de los más bellos placeres que una persona puede experimentar, desde el inicio de su elaboración hasta el gusto de su sabor final. El pan representa la sencillez que todo lo contiene y además esta al alcance de todos por su facilidad y su reducido coste, tan solo es necesario harina, agua, levadura, sal y tiempo -¡sí de eso que a todo el mundo le falta!-. Aunque lo bueno de ese tiempo es que lo requiere él solito para su propia fermentación, sin necesitar de nuestra presencia ni nuestra observación.

Todo se origina mezclando los cuatro ingredientes en las proporciones que corresponda al resultado del pan que se desea obtener, inaugurándose el placer con las manos envueltas en la harina, que al mezclarse con el agua y gracias a la levadura, va cogiendo elasticidad y forma según se va amasando. Ese placer se vuelve a repetir varias veces, pues requiere varios amasados dejando entre ellos el debido tiempo de fermentación, en el cual es admirable ver el resultado que ésta realiza sobre la masa al duplicar su tamaño. Hasta que llega el instante crucial de darle la forma definitiva e introducirlo en el horno, que se encargará de su cocción y horneado final, momento en que se desprenderá esa fragancia especial del pan, que al sacarlo del horno progresa ascendiendo con el sonido que cruje del interior hacia la corteza.

Cuando pasamos de la primera vez y queremos ir más allá en la artesanía del pan, se profundiza en el alma, en el latido del pan, en el origen de su fermentación sustituyendo la levadura por la masa madre, para luego darle rienda suelta a la creatividad e interpretar distintas composiciones sobre su sencillez original introduciendo otros ingredientes que enriquezcan el bello placer que resulta de degustar el pan.

 

“Una espiga hay en el campo una espiga colorada, si juntos la cosechamos grande será nuestro pan.”

Víctor Jara

 

The Cello Song – (Bach is back with 7 more cellos) – ThePianoGuys. Fantástica interpretación de la composición de Johann Sebastian Bach – Cello suite No.1 Prelude in G – Major, introduciendo nuevos ingredientes a su sencillez original, como la creación del pan.♫

El perfil saludable de la cuchara

Cuando la belleza se busca en la gastronomía son muchos los platos que nos pueden deleitar el paladar, enriquecer nuestro placer en la comida y mejorar el bienestar de nuestra salud. Pero cuando se quiere cumplir con todos los estos aspectos incluidos los que cubre la ecogastronomía con productos locales de Terroir frente al consumo globalizado, las opciones se decantan hacia el uso de la cazuela y el puchero para servir en plato hondo y tomar con cuchara.

Tanto la cazuela como el puchero requieren de productos de lenta cocción que liberan toda su riqueza poco a poco en un jugo con todo el sustento de los elementos cocinados, dando como resultado una vianda que una vez servida en su plato invita al perfil de la cuchara profundizar en el interior del mismo para terminar satisfaciendo el gusto de cualquier comensal.

El mejor alimento de base para estas cocciones lo encontramos en toda la variedad de legumbres, que además de crear buenos platos, son una fuente esencial de proteínas y aminoácidos de origen vegetal, aportando una dieta saludable para combatir la obesidad, prevenir y favorecer el control de enfermedades como las afecciones coronarias, la diabetes e incluso el cáncer.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha proclamado el 2016 como Año Internacional de las Legumbres , con el lema de semillas nutritivas para un futuro sostenible y con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las mismas, además de ser un elemento alimenticio poco perecedero y asequible en las despensas de todos los hogares y cuyas plantas leguminosas tienen la propiedad de fijar el nitrógeno en el suelo, lo que puede contribuir a aumentar la fertilidad del terreno y tener efectos positivos en el medio ambiente.

 

“Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.”

Hipócrates.

 

Las legumbres y su importancia para la seguridad alimentaria. Vídeo promorcional de la FAO para la concienciación pública sobre los beneficios nutricionales de las legumbres dentro de una producción sostenible de alimentos orientada hacia la seguridad alimentaria y la nutrición.✍